BIENVENIDO FAMILIA TOV ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

  • julio 31, 2018
  • Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Testimonio Futuro Guía Escuela de Preparación para Guias TOV

Adriana García Londoño, Bogotá, julio de 2018

Tuve la oportunidad de encontrarme con Talleres en un momento en el que estaba llena de miedos y dudas; en el que no sabía cuál era el camino de mi vida. Una vez lo terminé sentí que mi vida cambió, pues aún, si muchas dudas no habían pasado y aún tenía miedos, me sentí tranquila aunque tuviera que seguir enfrentando batallas.

Jamás ha dejado de sorprenderme la forma en la que cada vez que vivo un Taller de Oración y Vida, me acerco más al Amor Infinito de Dios, y descubro como ha estado, está y estará por siempre conmigo.

Decidí comenzar la Escuela de Guías porque al realizar el Taller, esa semilla de servicio que el Señor puso en las bendiciones que me ha regalado, floreció con el deseo de llevar esa gota de amor y esperanza a los demás. Porque sé que esa pequeña transfiguración del ser humano a través del encuentro con Dios, el amor de su Hijo, la luz de su Espíritu a través de la actividad orante, son el primer paso para que haya paz en el corazón y así se llegue a la armonía entre unos y otros, reine el respeto y la paz entre los seres humanos y con cada ser de la creación.

A través de la Escuela de Guías, he logrado no solamente continuar ese camino de encuentro con el Padre, ese caminar en la actividad orante, sino que además he sentido el compromiso de mantenerme fiel a las enseñanzas y el método sobre el que se fundamentan los TOV, he aprendido la disciplina y responsabilidad que se tiene al decidir convertirse en Maestro de la oración, y camino cada día en la humildad para llevar el amor y el servicio a otros en cada cosa que hago.

Quisiera cerrar mi testimonio con una oración, la cual no fue otra cosa que el resultado de un momento de encuentro en el Espíritu de Jesús:

Todo aquel que haya sido testigo del Reino de mi Padre, salga por el mundo siendo mensajero de su amor.

Todo aquel que tenga oídos que oiga, que los abra a las palabras del Espíritu,

Y todo el que tenga boca, pronuncie y proclame el Reino de mi Padre. 

Hermano mío, cada vez que sientas la punzada de la hermana duda, o un miedo terrible de muerte, o un dolor insoportable, cada vez que te enfrentes a las tormentas de la ira o la oscuridad de la noche, quédate en y con El Padre. 

Abandónate y confía en ÉL, con paciencia y esperanza, espera con fe y lucha con perseverancia. Pues ÉL está siempre contigo para que salgas victorioso de la lucha, y hace fuertes a los que esperan en ÉL con perseverancia. 

Alaba al Padre que te ama y te llena de bendiciones, agradece cada uno de tus días y que cada amanecer sea para ti el nacimiento de una sonrisa. Y que cuando llegue el fin de tu paso por este mundo, puedas encontrarte conmigo a la diestra de mi Padre. Amén