BIENVENIDO GUÍAS REGISTRADOS ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga


Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/admin/public_html/wp-content/themes/holycross/includes/helpers.php on line 536
Inicio

 MEDITAR Y VIVIR

EL POBRE DE NAZARET ENTRE LOS PECADORES

El bautismo de Juan tenía carácter penitencial: era un baño de agua que simbolizaba la purificación de los pecados; por eso Juan predicaba a la orilla del río, y quienes acudían a sus márgenes «confesaban sus pecados» (Mt 3,6). Marcos nos dirán que el bautismo de Juan era un signo de conversión, un rito «para el perdón de los pecados» (Mt 1,4; Lc 3,3).

Con los textos evangélicos en la mano, es difícil, por no decir imposible, sustraerse a la conclusión de que, colocado Jesús en la fila de los penitentes y pecadores, buscaba la «remisión de los pecados». ¿Por qué quiso someterse al rito penitencial de los pecadores? ¿Acaso no era el Hijo de Dios, el sin pecado y el impecable, el Santo de Dios?

QUIÉNES SOMOS

Los Talleres de Oración y Vida son una nueva forma de EVANGELIZACION. Más VIVA y con una visión más positiva de lo que se ha mostrado siempre. Es una presentación más vibrante y activa de JESÚS que posee una mayor ADAPTACIÓN a las necesidades de la SOCIEDAD ACTUAL y a lo que realmente las personas necesitan.

FUNDADOR

Ignacio Larrañaga, sacerdote capuchino, escritor y evangelizador, considerado por muchos un “profeta moderno” o un “místico del s. XXI” es el fundador de TOV (Talleres de Oración y Vida). Su principal obra ha consistido en dejar al mundo miles de laicos preparados y dedicados a enseñar la oración profunda y personal que permite un encuentro cotidiano con el Señor en el día a día.

EXPERIMENTA EL AMOR DE DIOS

En estos momentos querido amigo, te invito a que experimentes unos momentos de recogimiento para orar.  Primeramente, haz un pequeño silenciamiento de mente y cuerpo…