BIENVENIDO GUÍAS REGISTRADOS ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga


Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/admin/public_html/wp-content/themes/holycross/includes/helpers.php on line 536
EXPERIMENTA EL AMOR DE DIOS

1. Quédate quieto y en silencio practicando este Pequeño Silenciamiento

Imagen: © Depositphotos.com/[straga]

2. Invoca al Espíritu Santo cantando suavemente y sintiendo en tu corazón el canto Inúndame, Señor, con tu Espíritu

3. Escucha a Dios y experimenta su gran amor.

Para obtener esta experiencia profunda de amor, te recomendamos seguir estas etapas:

  • Procura tener el alma vacía, abierta, tranquila, sin ansiedad, serenamente expectante, pues es el Señor el que viene, en su palabra, a tu encuentro.
  • Invoca al Espíritu Santo, y haz una lectura lenta, muy lenta, con pausas frecuentes, de Colosenses 1, 15-20, pensando que Dios te está hablando a ti, en este momento, con las palabras que estás leyendo.
  • Mientras vas leyendo lentamente, escucha a Dios; es el señor el que te está hablando persona a persona; escúchalo con una atención receptiva y serena, sin ansiedad alguna.

No pretendas tanto entender intelectualmente lo que estás escuchando. Procura meditar la palabra gozosamente en tu corazón dejándote inundar por las vibraciones y emociones que se desprenden de la proximidad de Dios. Y conserva la la Palabra, es decir, que sigan vibrando en tu interior esas resonancias a lo largo del día.

Colosenses 1, 15-20

15 Él es la imagen del Dios invisible,
 y es el Primogénito de toda la creación,
16 porque en él fueron creadas todas las cosas
en el cielo y en la tierra, el universo visible y el invisible,
Tronos, Gobiernos, Autoridades, Poderes…
Todo fue creado por medio de él y para él.
17 El existía antes que todos, y todo tiene en él su consistencia.
18 Y él es la cabeza del cuerpo, es decir, de la Iglesia,
él que es el principio, el primer nacido de entre los muertos
para que estuviera en el primer lugar en todo.
19 Así quiso Dios que «el todo» se encontrara en él
20 y gracias a él fuera reconciliado con Dios,
porque la sangre de su cruz ha restablecido la paz
tanto sobre la tierra como en el mundo de arriba.

4. Responde a Dios.

a. Invoca la presencia del Espíritu Santo, siente que Jesús está dentro de tí; salúdalo diciendo: Tú eres todo bondad!

b. Dile: Señor Jesús, Tú viviste una existencia histórica y después que resucitaste fuiste constituído centro y consumación de todo lo que existe. Por eso Tú participas enteramente de nuestra vida, sufriendo con los que sufren, amando con los que aman.

c. Piensa que todo fue creado en Jesu Cristo, para É y por Él? y por lo tanto la última esencia de su ser es Él mismo.

d. Vamos a acoger a Jesús que habita en nosotros haciendo una oración de acogida a Jesús Resucitado:

– Toma una posición orante.

– Pronuncia cada frase lentamente, en silencio:

Jesús, se que estás dentro de mí.

Toma posesión completa de todo mi ser.

Tómame con todo lo que soy,

lo que pienso, lo que hago.

 

Toma lo más íntimo de mi corazón,

Cúrame esta herida que tanto me duele.

Sácame la espina de esta angustia.

Retira de mí estos temores,

rencores, tentaciones…

 

Jesús ¿qué quieres de mí?

¿Cómo mirarías a aquella persona?

¿cuál sería tu actitud en aquella dificultad?

Transfórmame todo en Ti.

Sea yo una viva transparencia de tu persona.

 

e. Agradece este momento de intimidad con Jesús con la oración y con el canto a continuación:

Viniste como amigo

Llegaste a mí, humilde y discretamente,
para ofrecerme tu amistad.

Me elevaste a tu nivel, abajándote Tú al mío,
y deseas un trato familiar,
pleno de abandono.

Permaneces en mí misteriosamente,
como un amigo siempre presente,
dándoseme siempre,
y colmando por completo
todas mis aspiraciones.

Quieres que nuestra amistad
sea fecunda y productiva,
para mí mismo y para los demás.

Dios amigo del hombre,
Creador amigo de la creatura,
Santo amigo del pecador.

Eres el Amigo ideal,
que nunca falla en su fidelidad
y nunca se rehúsa a sí mismo.

Al ofrecimiento de tan magnífica amistad,
quisiera corresponder
como Tú lo esperas y mereces,
procediendo siempre como tu amigo. Amén.

Te amo Rey

Te amo, Rey,
Y levanto mi voz para adorar
Y sentirme en Ti.
Regocíjate, escucha mi voz,
Que sea un dulce sonar para Tí.

Canto