BIENVENIDO GUÍAS REGISTRADOS ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga


Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/admin/public_html/wp-content/themes/holycross/includes/helpers.php on line 536
EXPERIMENTA EL AMOR DE DIOS

1. Quédate quieto y en silencio practicando este Pequeño Silenciamiento

Imagen: © Depositphotos.com/[straga]

2. Invoca al Espíritu Santo cantando suavemente y sintiendo en tu corazón el canto Inúndame, Señor, con tu Espíritu

3. Escucha a Dios y experimenta su gran amor.

Para obtener esta experiencia profunda de amor, te recomendamos seguir estas etapas:

  • Procura tener el alma vacía, abierta, tranquila, sin ansiedad, serenamente expectante, pues es el Señor el que viene, en su palabra, a tu encuentro.
  • Comienza a leer despacio, muy despacio, esfuérzate por sentir con toda el alma el significado de cada frase, identificando tu atención y emoción con el contenido de las expresiones, expresándolas con el mismo tono interior que sentirían los salmistas.
  • Colócate imaginativamente en el corazón de Jesucristo, y trata de sentir lo que Él sentiría al pronunciar estas mismas palabras. Con la ayuda del Espíritu Santo trata de identificarte con la disposición interior de adoración, asombro y acción de gracias del corazón de Jesús, en el espíritu de los salmos. Es un encuentro con Dios durante el cual te sentirás amado incondicionalmente, comprendido, libre de miedos, angustias… llenándote de paz, alegría, confianza… en definitiva serás más feliz.
  • Hoy te invitamos a orar con el salmo:

 

“El Señor es mi parte de herencia” 16(15)

1 Guárdame oh Dios, pues me refugio en ti.
Yo le he dicho: “Tú eres mi Señor,
no hay dicha para mi fuera de ti”.

4 El Señor es la herencia que me toca
y mi buena suerte: ¡guárdame mi parte!

6 Yo bendigo a mi Dios que me aconseja,
hasta de noche instruye mi conciencia.
7 Ante mí tengo siempre al Señor,
porque está a mi derecha jamás vacilaré.

8 Por eso está alegre mi corazón,
mis sentidos rebosan de júbilo
y aún mi carne descansa segura.

10 Me mostrarás la senda de la vida,
gozos y plenitud en tu presencia,
delicias para siempre a tu derecha.

Ora cada frase como si saliera de tu corazón, como si tu mismo la hubieras escrito, si deseas puedes quedarte con un solo versículo…repitiéndolo muchas veces….

Termina este momento de oración con tu propia reflexión.

a) Agradece y alaba al Señor porque él te acompaña dia y noche, es el centro de tus pensamientos y deseos.

b) Has pensado que si estás con él, no hay lugar para la tristeza, para la desesperanza?

c) Llévalo siempre a donde vayas, que tu vida sea testimonio de su presencia en tu corazón y ejemplo para quienes te rodean.

Finaliza este hermoso encuentro con el siguiente canto: