BIENVENIDO GUÍAS REGISTRADOS ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga


Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/admin/public_html/wp-content/themes/holycross/includes/helpers.php on line 536
EXPERIMENTA EL AMOR DE DIOS

1. Quédate quieto y en silencio practicando este Pequeño Silenciamiento

Imagen: © Depositphotos.com/[straga]

2. Invoca al Espíritu Santo cantando suavemente y sintiendo en tu corazón el canto Inúndame, Señor, con tu Espíritu

3. Escucha a Dios y experimenta su gran amor.

Para obtener esta experiencia profunda de amor, te recomendamos seguir estas etapas:

  • Procura tener el alma vacía, abierta, tranquila, sin ansiedad, serenamente expectante, pues es el Señor el que viene, en su palabra, a tu encuentro.
  • Invoca al Espíritu Santo, y haz una lectura lenta, muy lenta, con pausas frecuentes, del libro del profeta Isaías capítulo 41, pensando que Dios te está hablando a ti, en este momento, con las palabras que estás leyendo.
  • Mientras vas leyendo lentamente, escucha a Dios; es el señor el que te está hablando persona a persona; escúchalo con una atención receptiva y serena, sin ansiedad alguna.

No pretendas tanto entender intelectualmente lo que estás escuchando. Procura meditar la palabra gozosamente en tu corazón dejándpte inundar por las vibraciones y emociones que se desprenden de la proximidad de Dios. Y conserva la la Palabra, es decir, que sigan vibrando en tu interior esas resonancias a lo largo del día.

Isaías 41, 8-10; 13, 15

Pero tú, Israel, eres mi siervo. Tú eres mi elegido, pueblo de Jacob, raza de Abraham, mi amigo, 
9 yo te traje de los confines de la tierra. Te llamé de una región lejana, diciéndote: «Tú eres mi servidor, yo me fijé en ti y te elegí.»
10 No temas, pues yo estoy contigo; no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios; yo te he dado fuerzas, he sido tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te he sostenido.
13 Yo, Yavé, soy tu Dios; te tomo de la mano y te digo: No temas, que yo vengo a ayudarte. 
15 Mira que te convierto en un rastrillo nuevo y con doble hilera de dientes: molerás los cerros y los harás polvo, y dejarás las lomas como paja.

4. Responde a Dios.

a. Pide una vez más al Espíritu Santo que te ilumine para escuchar lo que el Señor quiere decirte.

b. Substituye los nombres de Israel, Jacob por el tuyo y piensa que estas palabras son dirigidas exclusivamente para tí.

c. Si tu estás leyendo este texto, es porque el Padre Dios te eligió no sólo como su servidor sino también como amigo; entonces siéntete como un hijo muy especial.

d. Piensa que no estás solo pues el Señor te está diciendo ´No temas, pues yo estoy contigo´ y estás protegido por su diestra.

e. El Señor quiere hacer de tí un ´rastrillo nuevo´ para que en adelante venzas los desafíos y las adversidades.

Finaliza este momento reconociendo que el Señor te ama mucho a través de la oración y el canto.

Señor, Señor

Señor, Señor,
Tú antes, Tú después.

Tú, en la inmensa hondura del vacío
y en la hondura interior.

Tú, en la aurora que canta
y en la noche que piensa.

Tú, en la flor de los cardos
y en los cardos sin flor.

Hágase en mí

Hágase en mí según tu Palabra,
hágase en mí tu voluntad.
Siervo soy de tu Amor,
eres Santo, Jesús, Santo.

Siervo soy de tu Amor,
eres Santo, Jesús, Santo.
Te alabo, te alabo,
sólo a Tí te cantaré, Señor Jesús.
Te alabo, te alabo,
sólo a Tí mi adoración, Señor Jesús.

Canto