BIENVENIDO GUÍAS REGISTRADOS ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga


Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/admin/public_html/wp-content/themes/holycross/includes/helpers.php on line 536
EXPERIMENTA EL AMOR DE DIOS

1. Quédate quieto y en silencio practicando este Pequeño Silenciamiento

Imagen: © Depositphotos.com/[straga]

2. Invoca al Espíritu Santo cantando suavemente y sintiendo en tu corazón el canto Inúndame, Señor, con tu Espíritu

3. Escucha a Dios y experimenta su gran amor.

Para obtener esta experiencia profunda de amor, te recomendamos seguir estas etapas:

  • Procura tener el alma vacía, abierta, tranquila, sin ansiedad, serenamente expectante, pues es el Señor el que viene, en su palabra, a tu encuentro.
  • Invoca al Espíritu Santo, y haz una lectura lenta, muy lenta, con pausas frecuentes, del Evangelio de Juan capítulo 17, 9;13-18, pensando que Dios te está hablando a ti, en este momento, con las palabras que estás leyendo.
  • Mientras vas leyendo lentamente, escucha a Dios; es el señor el que te está hablando persona a persona; escúchalo con una atención receptiva y serena, sin ansiedad alguna.
    No pretendas tanto entender intelectualmente lo que estás escuchando. Procura meditar la palabra gozosamente en tu corazón dejándote inundar por las vibraciones y emociones que se desprenden de la proximidad de Dios. Y conserva la la Palabra, es decir, que sigan vibrando en tu interior esas resonancias a lo largo del día.

Juan 17, 9;13-18

9Yo ruego por ellos. No ruego por el mundo, sino por los que son tuyos y que tú me diste.
13Pero ahora que voy a ti, y estando todavía en el mundo, digo estas cosas para que tengan en ellos la plenitud de mi alegría.
14Yo les he dado tu mensaje, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo como tampoco yo soy del mundo.
15No te pido que los saques del mundo, sino que los defiendas del Maligno.
16Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 
«Conságralos mediante la verdad: tu palabra es verdad.
18Así como tú me has enviado al mundo, así yo también los envío al mundo.

4. Responde a Dios.

a. Con infinita reverencia, en la fe y en paz, entra al interior de Jesús. Pide al Espíritu Santo que puedas sentir lo que Jesús sintió al pronunciar estas mismas palabras dirigidas al Padre.

b. Siéntete amado por Jesús cuando él le dice al Padre que no ruega por el mundo, sino por tí y por todos los que el Padre le entregó para que todos tuviésemos la plenitud de su alegría. Siente la gracia y la alegría de Jesús.

c. ¿Qué mejor tesoro nos dejó el Señor sino Su Palabra? Es a través de ella que conoceremos la verdad, y esto lo conseguimos en un clima de silencio interior, donde Su presencia nos ilumina, nos reconforta y nos conduce.

Quédate un tiempo en silencio, meditando sobre todo lo que esta lectura te ha revelado sobre el amor de Dios por tí.

Dirígete a Dios con la siguiente oración:

Hoy quiero escuchar tu voz

Jesús:

Hoy quiero escuchar tu voz

pero falta silencio a mi alrededor.

Enséñame a estar callado

y escuchar atento tu voz.

Que tu palabra ilumine mi vida,

que tu palabra me comprometa

y me haga vivir en tu Presencia.

Aún no te conozco.

No sé apenas nada del Evangelio.

Quiero ser tu amigo

¡y me preocupo tan poco de Tí!

Tú vienes hoy a visitarme

y me invitas a abrir la puerta

de mi corazón.

Desde lo profundo de mi ser

te espero y te grito:

¡Ven, Señor Jesús!.

Finaliza este momento siguiendo el canto

Lo que agrada a Dios

Lo que agrada a Dios
en mi pequeña alma,
es que ame mi pequeñez
y mi pobreza. (x2)

Es la esperanza ciega,
que tengo en su Misericordia. (x2)

Lo que agrada a Dios…

Es la esperanza ciega…

Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma.

Canto