BIENVENIDO GUÍAS REGISTRADOS ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga


Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/admin/public_html/wp-content/themes/holycross/includes/helpers.php on line 536
EXPERIMENTA EL AMOR DE DIOS

El que siempre está viniendo

Tu Espíritu, Señor, es el que nos atrae y por esa razón te buscamos. Es tu fuerza atractiva la que nos hace desearte y buscarte.

Por tanto, inicio estos momentos de profunda intimidad contigo, con la certeza de que estás vivo y presente en mí.

Cantamos:

El Espíritu del Señor, llena la tierra. Venid, alabémosle, ¡aleluya!   (Canto libro Senda nº 28)

Para mejor predisponerte a orar, adopta una posición relajada… Los brazos sueltos, relajados, con las manos apoyadas sobre el regazo.. Respiración serena, profunda y sosegada… El corazón siéntelo tranquilo… sereno.. Respirando profundamente, serenamente..      y… olvídate de todo: tu trabajo, tu casa, lo que tengas que hacer luego… Quédate como vacío de todo pensamiento de todo recuerdo, de toda imagen… Vacío de todo…  Repite despacio y cada vez más espaciadamente:  nada…  nada… paz… paz… paz…

Tómate un minuto para silenciar cuerpo y mente…

Abre ahora tu corazón para escucha estas palabras que un día le fueron dichas a María de Nazaret, y que, en estos momentos, son dirigidas a ti:

El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer en ti, será santo y será llamado hijo de Dios” (Lucas 1,35)

Ahora, con mucho respeto y veneración, abre de par en par, las puertas de tu interioridad para acoger al Espíritu de Dios que viene con todos sus dones, a inundarte, a transformarte en un verdadero hijo de Dios. Toma conciencia de ello para que sea una realidad, en ti.

En estos momentos, conscientemente, deseosamente y gozosamente, me abro a Él y trato de sentirle, percibirle, con cada una de estas frases:

  • Ven Espíritu Divino, inúndame con tu Espíritu (1 minuto de silencio entre cada frase)
  • Ven dulce huésped del alma, a iluminarme con tu luz
  • Ven Fuego devorador, Espíritu de amor, llena mi corazón de tu amor
  • Espíritu Santo, inúndame completamente de tu presencia. Ilumina ese mundo oscuro de mi inconsciencia.
  • Tú que eres gozo que enjuga las lágrimas, sana las heridas de la vida que me duelen.
  • Tú que eres brisa en las horas de fuego, apaga los rencores de mi alma que me queman.
  • Tú que lavas las manchas y domas los espíritus indómitos, retira de mi ser las tendencias egoístas, irascibles, rencorosas, envidiosas y déjame un corazón manso, sereno y humilde como el de tu amado Hijo Jesús.
  • Transforma mi corazón de hielo en un corazón suave y misericordioso, como el de Jesús.
  • Que tu fuerza y tus dones vayan haciendo en mí una viva imagen de Jesucristo en el mundo.
  • Que cada vez sea menos yo, en mis rasgos negativos, soberbios y egoístas y más la imagen de Jesucristo en el mundo.
  • Que los que me ven, le vean a Él.

 

Cántico de Ana

Mi corazón se regocija en el Señor,
Mi poder se exalta por Dios.
Mi boca se ríe de mis enemigos,
porque gozo con tu salvación.
Porque nadie fuera de Ti, Señor
Ni roca como Tú, mi  Dios
(I Samuel 2, 1-2)