BIENVENIDO GUÍAS REGISTRADOS ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga


Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/admin/public_html/wp-content/themes/holycross/includes/helpers.php on line 536
EXPERIMENTA EL AMOR DE DIOS

1. Quédate quieto y en silencio practicando este Pequeño Silenciamiento

Imagen: © Depositphotos.com/[straga]

2. Invoca al Espíritu Santo cantando suavemente y sintiendo en tu corazón el canto Inúndame, Señor, con tu Espíritu

3. Escucha a Dios y experimenta su gran amor.

Para obtener esta experiencia profunda de amor, te recomendamos seguir estas etapas:

  • Procura tener el alma vacía, abierta, tranquila, sin ansiedad, serenamente expectante, pues es el Señor el que viene, en su palabra, a tu encuentro.
  • Invoca al Espíritu Santo, y haz una lectura lenta, muy lenta, con pausas frecuentes, del Evangelio de Lucas 9, 18-22 pensando que Dios te está hablando a ti, en este momento, con las palabras que estás leyendo.
  • Mientras vas leyendo lentamente, escucha a Dios; es el señor el que te está hablando persona a persona; escúchalo con una atención receptiva y serena, sin ansiedad alguna.

No pretendas tanto entender intelectualmente lo que estás escuchando. Procura meditar la palabra gozosamente en tu corazón dejándote inundar por las vibraciones y emociones que se desprenden de la proximidad de Dios. Y conserva la la Palabra, es decir, que sigan vibrando en tu interior esas resonancias a lo largo del día.

Lucas 9, 18-22

18 Un día Jesús se había ido a un lugar apartado para orar, y estaban sus discípulos con él. Entonces les preguntó: «La gente, ¿quién dice que soy yo?» 19 Ellos contestaron: «Unos dicen que eres Juan Bautista; otros que Elías, y otros, que eres alguno de los profetas antiguos que ha resucitado.» 20 Entonces les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?»

Y Pedro respondió: «Tú eres el Cristo de Dios.» 21 Jesús les hizo esta advertencia: «No se lo digan a nadie».

22 “Porque – les decía – El Hijo del Hombre tiene que sufrir mucho y ser rechazado por las autoridades judías, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la Ley. Lo condenarán a muerte, pero tres días después resucitará.»

4. Responde a Dios.

a. Pide al Espíritu Santo luz y sabiduría.

b. Piensa, que Jesús te pregunta ¿Quién soy yo para ti?

c. Medita: ¿Qué significa su amor para ti?

d. ¿Qué tan importante es Jesús en tu vida?

e. ¿Qué lugar le das en tu corazón?

f. Ora pidiendo su presencia permanente en tu vida con la siguiente oración:

 

A la luz de tu figura

Señor Jesucristo,
que tu presencia inunde por completo mi ser, y tu imagen se marque a fuego en mis entrañas,
para que pueda yo caminar
a la luz de tu figura,
y pensar como Tú pensabas,
sentir como Tú sentías,
actuar como Tú actuabas,
hablar como Tú hablabas,
soñar como Tú soñabas,
y amar como Tú amabas.

Pueda yo, como Tú,
despreocuparme de mí mismo
para preocuparme de los demás;
ser insensible para mí y sensible para los demás.
Pueda yo ser como Tú,
sensible y misericordioso;
paciente, manso y humilde;
sincero y veraz.
Tus predilectos, los pobres,
sean mis predilectos;
tus objetivos, mis objetivos.

Los que me ven, te vean.
Y llegue yo a ser una transparencia
de tu Ser y tu Amor. Así sea.

Termina este momento con Jesús con el siguiente canto:

Jesús te quiere así

 Hermano tú que buscas la paz en tu interior,
olvida tus problemas y abre tu corazón.
Jesús busca tu vida, no importa cómo estés,
cansado, deprimido, ¡hoy puedes renacer!

PORQUE JESÚS TE QUIERE,
NO IMPORTA COMO SEAS,
NO IMPORTA TU POBREZA,
JESÚS TE QUIERE ASÍ.
PORQUE JESÚS,
ESTÁ LOCO DE AMOR POR TI,
HAZLE UN SITIO EN TU CORAZÓN,
¡DÉJALE SER TU SEÑOR!  (DOS VECES)

Jesús está buscando a alguien como tú,
dispuesto a darlo todo, a amar y ser feliz.
Él te dará la fuerza, Él te dará su Paz
y luchará contigo, no te abandonará.

PORQUE JESÚS…           (CUATRO VECES)