BIENVENIDO FAMILIA TOV ADMIN

Miles de personas en el mundo han recuperado la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga

Miles de personas en el mundo han recuperado
la alegría y el encanto de la vida.

Talleres de Oración y Vida

Padre Ignacio Larrañaga


Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/admin/public_html/wp-content/themes/holycross/includes/helpers.php on line 536
EXPERIMENTA EL AMOR DE DIOS

  • Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

1. Quédate quieto y en silencio practicando este Pequeño Silenciamiento

Imagen: © Depositphotos.com/[straga]

2. Invoca al Espíritu Santo cantando suavemente y sintiendo en tu corazón el canto Inúndame, Señor, con tu Espíritu

3. Escucha a Dios. A través de la Carta de Pablo a los Romanos, capítulo 8.

  • Procura tener el alma vacía, abierta, tranquila, sin ansiedad, serenamente expectante, pues es el Señor el que viene, en su palabra, a tu encuentro.

  • Haz una lectura lenta, muy lenta, con pausas frecuentes, pensando que Dios te está hablando a ti, en este momento, con las palabras que estás leyendo.

  • Sustituye los nombres propios que aparecen en la lectura por tu propio nombre personal, pensando y sintiendo que el Señor está dirigiéndose a ti con tu propio nombre.

  • Sintetiza en una frase que te dice el Señor

31…Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?

35…¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Las pruebas o la angustia, la presecución el hambre, la falta de ropa, los peligros o la espada?

37…En todo esto triunfaremos gracias al que nos amó. 38 Estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes espirituales, ni el presente, ni el futuro, ni las fuerzas del universo, 39 sean de los cielos, sean de los abismos, ni criatura alguna, podrá apartarnos del amor de Dios, que encontramos en Cristo Jesús, nuestro Señor.

4. Responde a Dios.

a. Ahora escribe una carta a Dios respondiendo a las palabras que te dirigió a través de Romanos 8, 31-39.

b. Escribe todo lo que quieras decirle al Señor al sentirte amado y protegido infinitamente por Él. Lo que escribiste es tu oración, ahora léesela a Dios.

  • Cada día de tu vida, percibe el amor de Dios en cada cosa agradable que veas o sientas, piensa que es un regalo especial, un mensaje de amor que Él te envía como si te dijera “Te amo mucho”; respóndele: “Gracias Padre, yo también te amo”.

Termina este momento de encuentro con la siguiente oración:

Estás con nosotros

Estás con nosotros todos los días
hasta el fin del mundo.

 

Estás con nosotros, Omnipotencia divina,
con nuesta fragilidad.

 

Estás con nosotros, amor infinito,
que nos acompañas en todos nuestros pasos.

 

Estás con nosotros, protección soberana
y garantía de éxito en las tentaciones.

 

Estás con nosotros, energía que sostiene
nuestra vacilante generosidad.

 

Estás con nosotros,
en nuestras luchas y fracasos,
en nuestras dificutades y pruebas.

 

Estás con nosotros,
en nuestras decepciones y ansiedades
para devolvernos el coraje.

 

Estás con nosotros en las tristezas
para comunicarnos el entusiasmo
de tu alegría.

 

Estás con nosotros en la soledad
como compañero que nunca falla.

 

Estás con nosotros
en nuestra misión apostólica
para guiarnos y sostenernos.

 

Estás con nostros
para conducirnos al Padre
por el camino de la sabiduría
y de la eternidad. Amén.

Canto

Imagen: © Depositphotos.com/[AntonioGuillemF]